¿Para quién y para qué son las tablets?

Desde el lanzamiento del iPad de Apple, las tablets se han ido adueñando de los mercados. Muchas veces por simple moda, pero también hay que reconocer su utilidad y eficiencia en ciertas condiciones.

El éxito reciente de las tablets viene unido al éxito de los libros electrónicos, ya que rara es la tablet que no incorpore un lector de este tipo de publicaciones y aunque bien es cierto que los especialistas recomiendan el ebook para leer en relación a los efectos que unos y otras producen en la vista, lo cierto es que a las tablets también se les puede reducir el brillo de modo que este impacto sea mínimo. Además, con la popularización de Android, se pueden encontrar tablets a precios muy competitivos que, aunque sólo fuese para usarla como lector de libros digitales, el precio sería ligeramente superior, siempre dependiendo de modelos claro está.

Por tanto tenemos la funcionalidad de lector de libros digitales, pero además podemos usarla como un reproductor de vídeo portátil, visor de fotografías, o para navegar por internet, consultar redes sociales, etc. o incluso jugar a los juegos que nos acercan plataformas como iTunes en el caso de Apple y sus iPad o Play store en el caso de Google y sus Android.

Aunque no debemos olvidar que existen también tablets basadas en Windows 7, siendo éstas compatibles con todos los programas con los que lo es este sistema operativo, y pudiéndose dedicar a los mismos menesteres que un portátil con el sistema de Microsoft.

Pero no sólo de ocio vive la tablet. Una tablet se puede convertir en una herramienta muy útil dependiendo de en qué campos se vaya a utilizar. Por ejemplo, para realizar presentaciones de comerciales de cara a clientes pueden ser muy útiles, al igual que para llevar de forma inmediata listas de precios o incluso realizar pedidos o facturas.

También en medicina por ejemplo, puede ser realmente útil ya que se pueden incorporar los libros de consulta típicos de dicha profesión.

Y, ¿cómo no?, para estudiantes, que pueden ahorrar fortunas en imprimir apuntes o fotocopiarlos, ya que en las tablets los pueden llevar ordenados, realizar anotaciones e incluso subrayar.

Pero el verdadero punto fuerte y lo que determina su utilidad es la inmensa variedad de aplicaciones tanto de pago como gratuitas que pueden ir desde accesorios meramente estéticos o visuales, a programas de aumento de productividad empresarial, pasando por programas de estímulos y aprendizaje para los peques de la casa o programas para realizar videoconferencias.

Pero la pregunta del millón es ¿realmente necesito una tablet? Necesitar imperiosamente, seguramente no, ya que una tablet no realiza funciones que no se puedan desempeñar con tu ordenador de sobremesa, smartphone, portátil o la suma de los 3. Pero lo cierto es que sí que nos puede llegar a hacer la vida un poquito más cómoda. Y la verdad más evidente, las tablets han llegado para quedarse.

Un caso claro donde nosotros sugeriríamos una tablet sobre un ordenador portátil o sobre mesa sería en el caso de que el uso que se le fuese a dar sea meramente de ocio de poco requisito de proceso. Es decir, para jugar al farmville, por ejemplo, una tablet de gama media serviría sobradamente. O para realizar consultas en internet o enviar y recibir correos electrónicos. Para ver películas… Es más, últimamente los modelos de tablet que nos llegan vienen con puerto hdmi con el que se pueden conectar directamente a un televisor, por tanto, estas tablets pueden servir a la perfección como reproductor de vídeo del hogar.

Muchos de vosotros conocéis Dropbox, o su primo de Google, Google Drive. Pues ambos pueden usarse con las tabletas accediendo al contenido compartido en esa carpeta desde cualquier parte.

O por ejemplo, con PrinterShare podemos mandar imprimir cualquier documento de nuestra tablet, a través de las impresoras que hayamos configurado conectadas con nuestros ordenadores. Es decir, desde casa, podemos imprimir ese informe que hemos estado haciendo a través de la impresora que tenemos en la oficina, tras solo unas pequeñas configuraciones.

En definitiva, las tablets han ocupado un puesto privilegiado en el mercado de la informática por méritos propios y, aunque no sean unas herramientas indispensables todavía, sí que pueden sustituir a ordenadores en ciertos casos, con el coste económico que esto supone, o  simplemente agilizar las labores cotidianas en sincronización con nuestros dispositivos habituales.

About Cyberlan Informática

Cyberlan es una empresa de informática afincada en Motilla del Palancar, provincia de Cuenca. Cyberlan en Google +
Consejos, Cyberlan, Informática, Tablets